Una chica sonriente se toca el rostro y se mira en el espejo

Piel deshidratada: signos y soluciones

Nuestra piel pierde agua todos los días. ¡Es normal! Pero, perdiendo mucho le dirás hola a una piel deshidratada, y eso puede traer como consecuencia irritación y sensibilidad. Detectá los signos de la piel deshidratada y mantené tu piel fantástica con nuestra guía simple para piel deshidratada.

 

¿Qué puede provocar una piel deshidratada?

El aire acondicionado, el clima, la falta de sueño, no tomar suficiente agua, también las duchas calientes, los productos nocivos para el cuidado de la piel y saltarse una rutina de cuidado suave de la piel pueden ser todos factores que contribuyen a tener la piel deshidratada.

Y, todos los tipos de piel pueden sufrir la deshidratación, sí, hasta la piel grasa, porque está causada por la falta de agua desde el interior de la piel. Si el aire es seco (¡o está ventoso!) la humedad se evapora de tu piel. Restaurá el equilibrio e hidratá la piel con nuestros productos y consejos creados pensando en la piel deshidratada.

 

“¡Una vez que te das cuenta de que la sensibilidad de tu piel está causada por la falta de agua, puede resolverse fácilmente!”

Signos de la piel deshidratada

 

¿Cómo se siente la piel deshidratada?

  • Sensación de picazón
  • Sensible
  • Inflamada
  • Tirante
  • Seca

 

¿Cómo se ve la piel deshidratada?

  • Apagada
  • Áspera
  • Descamada

 

Probá estos consejos que ayudan a tratar la piel deshidratada.

 

1. Tomá mucha agua

¡Ya lo sabemos! Sin embargo, apuesto a que todos podemos tomar un poco más, ¿no es cierto? ¿No te gusta el sabor? Agregale una ramita de menta y una rodaja de limón para darle sabor. ¿Demasiado frío? Cargá un termo con agua caliente, jengibre y limón para darle sabor.

Un vaso de agua con hielo y limón sobre una mesa de madera blanca

2. Mantené la humedad

El aire acondicionado y la calefacción central son los peores para la pérdida de agua de nuestra piel. Como regla general, cuanta más humedad haya en el aire, menos agua se va a evaporar de tu piel. Probá con un humidificador durante los meses de invierno y elegí los productos que refuercen los niveles de agua de tu piel como la crema facial humectante con FPS 15 Simple®, que es liviana, fresca e hidrata todo el día.

 

3. Limpieza después del ejercicio

Hacer ejercicio es fantástico para potenciar la circulación y dar a la piel una apariencia radiante, pero el sudor, mezclado con el maquillaje y la suciedad diaria, puede causar irritación de la piel. Cuando transpirás, naturalmente estás perdiendo agua y minerales de tu piel. Sugerimos que limpies antes y después de hacer ejercicio para librar a tu piel de suciedad, maquillaje y sudor.

Seguí estos consejos aplicando un humectante hidratante para mantener niveles normales de humedad y no te olvides de tomar agua. Llevate algunas toallitas de limpieza facial en el bolso del gimnasio para una limpieza súper rápida.

Plano cenital de toallitas de limpieza micelar Simple con equipo de gimnasia sobre un fondo blanco

4. Hidratá la piel húmeda

Aplicá tu hidratante a los pocos minutos de salir de la ducha (¡no muy caliente!), para contribuir lo mejor posible a que la humedad sobre la superficie de la piel tenga pocas posibilidades de evaporarse. Los buenos hidratantes pueden actuar como imanes dentro de la piel, extrayendo humedad del aire y manteniéndola allí.

Así que, a pesar de que todos podemos tener la piel deshidratada a veces, una rutina equilibrada de cuidado de la piel y seguir unos cuantos consejos sistemáticamente, significa que la piel estará hidratada y feliz al instante.

Compartir esta página

Social share disabled