Una mujer sonriendo relajada con una bebida caliente

La rutina matinal ideal de cuidado de la piel

Si hablamos de tu mantra para el cuidado matinal de la piel, ¿prefieres la práctica toallita de limpieza? ¿O preferís la sensación refrescante de una limpieza que inunde tu rostro? Para ayudarte a encontrar la rutina matinal de cuidado de la piel justa para vos, reunimos algunos consejos prácticos para que vos (y tu piel) tengan un despertar radiante.

 

1. Comenzá tu rutina de cuidado de la piel lentamente

No hay nada peor que no escuchar el despertador y tener que correr. Queremos que tus mañanas sean especiales y una simple rutina de cuidado de la piel puede devolverte el ritual de despertar entre algodones. ¿Por qué no dejar un vaso lleno de agua con limón en la mesita de luz? Configurá la alarma para que suene 10 minutos antes y tomá la sabrosa bebida, hidratándote mientras te acurrucás bajo las sábanas unos minutos más.

Un vaso lleno de rodajas de limón sobre una mesa de madera.

2. Hora de lavar el rostro

¿Deberías lavar el rostro a la mañana? ¡Nosotros decimos que sí! Durante la noche, la piel se renueva y la producción de células aumenta, lo que significa que hay motivos para limpiarla y refrescarla a la mañana. Limpiarla ni bien te despertás activa la piel, remueve grasitud, células muertas, impurezas de los poros y te da una base equilibrada lista para los siguientes pasos en el cuidado de la piel.

 

3. Encontrá el mejor limpiador

¿Cuál elegir? ¡Eso depende de vos! ¿Te gusta enjuagar con agua? Elegí una espuma, Limpieza facial humectante Simple® Kind to Skin, sin químicos perjudiciales pero con ingredientes que potencian la piel como la pro-vitamina B5. También hidrata y se retira con agua. ¿Preferís limpiar con un disco de algodón? Con el agua micelar de limpieza Simple Kind to Skin no necesitás enjuagar.

Es un limpiador perfecto para la mañana porque podés refrescar en segundos y es re fácil de usar. No importa lo que elijas, nuestro consejo es limpiar antes de llegar a la ducha. El agua demasiado caliente puede quitarle a tu piel la humedad que tanto necesita.

Mano que sostiene un pomo de Limpieza facial humectante Simple con un baño y una planta de fondo.

4. Tonificar o no tonificar

Es una preferencia personal, pero el tónico realmente ayuda a devolverle el equilibrio al pH de la piel antes de usar el humectante. Un tónico también puede barrer todo rastro de maquillaje (de la noche anterior) o grasitud con ingredientes como el hamamelis. El Tónico facial calmante Simple Kind to Skin también incluye manzanilla, conocida por sus propiedades calmantes.

Un frasco de tónico facial calmante Simple sobre una revista con discos de algodón en el fondo.

5. El tiempo es oro

Para que los humectantes funcionen mejor, aplicalos pocos minutos después de salir de la ducha. De esta forma, tu piel capta la humedad de tu entorno y la retiene en tu piel. Cuando elijas por la mañana un humectante, probá uno con factor de protección solar. Incluso si no hay sol, un humectante con factor de protección solar (SPF) incorporado, como Crema Humectante Facial Simple con FPS 15, es una buena idea para un poco de protección extra contra los invisibles rayos nocivos para la piel.

 

6. Tratá con suavidad a tu piel en el desayuno

¡Es hora de desayunar! Algunos agregados a tus batidos matutinos pueden convertirse en los mejores amigos de tu piel. ¿Arándanos? Llenos de vitamina K y vitamina C, también conocidos por sus beneficios antioxidantes. ¿Los adorables mangos? Famosos por incluir antioxidantes que aman tu piel como los betacarotenos. Agregar un vaso de agua (o algunos cubitos de hielo) a tus licuados es una buena forma, también, de aumentar la ingesta diaria de agua.

Un vaso de licuado de arándanos con frutas sobre una mesa de madera

Incluso si solo se trata de una rápida sesión revitalizante con una toallita de limpieza facial, tu rutina matinal de cuidado de la piel deberá dejarte siempre fresca y resplandeciente. ¿Y con estos consejos? ¡Lo estará!

Compartir esta página

Social share disabled