Mujer sonriente que se ve descansada sobre una cama

Lucí como si hubieses tenido un sueño reparador de belleza.

Dos palabras que nadie quiere escuchar: “parecés cansada”. Piel apagada, deslucida, ojeras y ojos cansados son todos signos delatores de que vos y tu piel, necesitan un poco de descanso y relajación. Ya sea que te hayas quedado hasta tarde trabajando en una entrega urgente o en una fiesta bailando (¡vamos todavía!), la buena noticia es que existe una forma fácil de revitalizar una piel que se ve cansada y apagada, y devolverle la vida con nuestros consejos probados y comprobados.

Deshinchar ojos cansados

¿Te quedaste hasta tarde con tu nueva obsesión en Netflix? ¡Te escuchamos! Entonces, ¿qué hacer con esos ojos hinchados? Sin dudas ya escuchaste el truco de la cucharita de té, ¿pero lo probaste? Poné dos cucharitas de té en la heladera, luego sostené la parte trasera de las cucharas frías sobre los ojos. El frío ayuda a deshinchar y es un despertador para ojos cansados.

Mujer que aplica crema debajo de un ojo

Despertá a la piel cansada con una dosis de cafeína

Necesitás. Café. ¿Ahora? No sos la única que necesita su capuchino matutino. Tu piel también. Los productos enriquecidos con cafeína pueden ayudarnos en nuestra búsqueda de una piel saludable y hermosa. ¿Por qué? La cafeína ayuda a aumentar el volumen y a que la piel despierte, y porque con sus propiedades antinflamatorias puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel, haciéndola un ingrediente indispensable a la hora de buscar las mejores cremas para un rostro apagado.

 

Exfoliá hasta lograr una piel hermosa

Pensá en esto. Cada una de nosotras se desprende de millones (sí, millones) de células de piel por día. Si dejás células muertas de la piel sobre su superficie éstas se pueden acumular y hacer que la piel se vea deslucida, pálida y apagada. ¿Te suena familiar? La frente en alto, porque hay una luz al final del exfoliante facial.

En primer lugar, hacé una prueba de contacto rápida para saber que tu piel no reaccionará al exfoliante. Después, trabajá con tu exfoliante preferido (delicadamente) sobre la piel durante unos minutos antes de retirar suavemente con un paño súper suave para el rostro y devolverle a la piel su mejor brillo. Preparada. Lista. ¡A brillar!

Dale a tu piel apagada un poco de agua

¿Sabías? Que la piel se vea apagada es uno de los primeros signos de deshidratación. Gracias a factores como el clima, la contaminación, los viajes al trabajo abarrotados de gente, el aire acondicionado y la falta de sueño, la reserva de agua de tu piel puede llegar a agotarse. Limpiá y refrescá tu piel con el agua micelar de limpieza Simple, que también tiene propiedades humectantes, o las toallitas faciales de limpieza.

Toallitas exfoliantes y calmantes faciales de Simple sobre una pila de paños para el rostro

Y… RELAJATE.

Lo sabemos: ¡el miedo es real! Si querés que la piel luzca como si hubiese tenido un sueño reparador (incluso si volviste a casa a las 2 de la madrugada) es hora de darle un poco de amor y cariño. Estrés, vivir en la ciudad y la rutina diaria puede llevar a tener una piel apagada, de aspecto cansada. ¿Tenés cinco minutos? Momento para un automasaje facial.

La belleza de este truco es que podés hacerlo en cualquier momento de tu rutina para mejorar la aptitud del producto. ¡Solo tenés que tomar tu limpiador habitual, exfoliante, suero o crema facial y manos a la obra! El masaje es conocido por estimular el flujo sanguíneo, reducir la hinchazón y restaurar ese brillo rosado, convirtiéndolo en tu amigo con beneficios de la rutina del cuidado de tu piel.

Todo lo que necesitás son unos cuantos minutos, manos limpias y cálidas, y suficiente producto para que tus dedos se deslicen por la piel. Trabajá con la punta de los dedos haciendo pequeños movimientos circulares por la zona T, la sien y el cuello. Seguí con un masaje por el cuero cabelludo (con las manos limpias, claro) para mayor disfrute.

Una mujer sonriente limpiándose el rostro en el espejo del baño

Compartir esta página

Social share disabled