Chica riéndose mientras se aplica crema facial frente al espejo

5 consejos para saber cómo lograr una piel radiante

Lograr esa luminosidad. Reconocés bien cuando las mejillas están más luminosas y la piel luce como iluminada desde adentro. Esto, sin dudas, solo es posible tras una vida entera usando productos caros para el cuidado de la piel, ¿no es cierto? Nosotros decimos que existen al menos otras cinco maneras (fáciles) de lograr esa piel radiante. ¡Preparate para los cumplidos!

 

Agregá exfoliación a la rutina de cuidado de la piel.

Ah, piel apagada. A veces es difícil identificar por qué luce así, pero cuando está apagada, te das cuenta. No se la ve bien ni radiante y está un poco deslucida. A veces puede ser por la acumulación de células muertas de la piel, por deshidratación y por la suciedad del día. Agregar: exfoliación.

Agregar un exfoliante suave a la rutina de cuidado de tu piel una vez a la semana es una forma simple de eliminar las células muertas para lograr resultados más luminosos, incluso con una mejor textura de la piel que está debajo. Un paño tibio humedecido para el rostro es una excelente forma de pulir suavemente mientras limpiás. Prestá especial atención a labios paspados (vas a lograr los más suaves labios rojos, lo prometemos).

 

Buscá vitamina C

No solo en el jugo de naranja matutino, esta vitamina es muy conocida por aportar luminosidad y fortalecimiento a la piel cuando se la usa para tratamientos. Es también un antioxidante y puede ayudar a proteger la piel de algunos agresores ambientales.

Dos mujeres sonriendo mientras comen una fruta fresca

Hidratá tu piel radiante

A una piel apagada y pálida es probable que le falte un poco de humedad. Una vez que exfoliaste y limpiaste, esparcí una capa de un buen hidratante que mejor vaya con tu piel, que hidrate, también.

Paquete de mascarilla facial de celulosa para hidratación intensa Rich Moisture Simple junto con un tazón y rosas amarillas.

Organizá tu ejercicio

Lo sabemos: tener una buena rutina de ejercicios puede ser toda una tarea. Estás cansada, es tarde (¡o demasiado temprano!) pero hacer ejercicio puede ayudar a mejorar la circulación de la piel, aportando algo de luminosidad. Solo recordá limpiar la piel después del ejercicio para mantenerla luminosa, limpia y fresca.

 

Todo depende de la rutina de cuidado de la piel

Una piel que se ve saludable está radiante y luminosa. Además de tus genes (y de tomar mucha agua), una piel saludable se logra con una rutina equilibrada y constante de cuidado de la piel. Y, si podés lograr una limpieza adecuada y seguir con un humectante que adora la piel, estás en buen camino para lograr una piel luminosa y radiante.

Chica sonriendo que aplica hidratante en su mejilla.

¡Es verdad! La piel luminosa y radiante no es solo para algunas afortunadas. Solo con unas cuantas sugerencias para la rutina de cuidado de la piel, hay formas fáciles de tener una piel luminosa.

Compartir esta página

Social share disabled