Muchacha sonriendo en vestido verde y aplicando  crema en su cara con suavidad

7 consejos para ayudar a aliviar la piel sensible

Aquí hay algo que puede que no sepas: toda la piel se puede sentir sensible a veces. Los factores externos de nuestro ambiente como contaminantes, el clima, nuestra dieta e irritantes encontrados en algunos productos de belleza pueden jugar un papel importante en causar sensibilidad, haciendo que la piel se sienta estirada, con comezón o inflamada. Sin embargo, aunque no puedes cambiar el clima, puedes hacer algunos sencillos cambios en tu rutina de cuidado de la piel, para ayudar a aliviar y a proteger tu piel y ayudarla a prevenir todas esas reacciones molestas.

 

1. Regresa a lo básico

Cuando se trata de la piel sensible, mientras más sencillo sea, mejor. Empieza con tu limpiador, olvídate de ingredientes, químicos, perfumes y tintes agresivos, y mejor busca productos calmantes y suaves que funcionen mejor con el balance de pH natural de tu piel. ¿Limpiar en exceso? ¡No lo hagas! “Rechinar de limpia” no es la sensación que quieres para tu piel: más bien busca sentirte suavemente limpia y renovada. Simplifica tu kit de cuidado de la piel con productos como el Agua micelar Simple, que no seca la piel pero retira a diario las células muertas, las impurezas y el exceso de grasa, con suavidad.

 

2. Desmaquíllate antes de dormir

Sí, lo sabemos, ¡es la última cosa que queremos hacer antes de dormir! Pero desmaquillarte antes de meterte a la cama puede rápidamente volverso un (buen) hábito. La piel se puede irritar si te dejas el maquillaje cuando estás dormida. Un limpiador en espuma suave puede ayudarte a mantener la piel sensible sintiéndose fresca y limpia al final de cada día. ¿Te preocupa que la espuma deje tu piel con sensación acartonada? Un limpiador sin jabón como el Limpiador Facial Humectante Suave con la Piel Simple no secará tu piel.

Dos botellas de productos Simple rodeadas de almohadillas de algodón

3. Trata tu piel sensible con cuidado

Podemos ser un poco agresivas cuando nos limpiamos. Sin darnos cuenta, tallar, tironear e incluso secar la piel después de limpiarla puede hacer que se vuelva más sensible.  Tómate un poco más de tiempo para desmaquillarte. Usa un pedazo de algodón con desmaquillante de ojos, sostenlo unos segundos sobre tu ojo, y así ¡tendrá más tiempo para disolver ese maquillaje difícil, eliminándolo de volada!

Muchacha usando una almohadilla de algodón para limpiar con  suavidad bajo su ojo

4. Protege tu piel sensible del sol

El sol no tiene que estar brillando para que la piel sufra los efectos dañinos de los rayos UVA y UVB. Los días nublados también pueden dañar tu piel. Mantenla protegida todo el año incluyendo un protector solar en tu rutina de cuidado diario de la piel. Para una opción más ligera, y para ahorrar espacio en los estantes de tu baño, prueba un humectante con FPS para uso diario.

 

5. Mantén fresca tu piel

El exceso de calor puede alterar la piel sensible, así que usa agua tibia para lavar tu cara y evita bañarte con agua muy calientes. Si sientes que tu piel necesita refrescarse, mete una toalla para manos empapada en el congelador para usarla como compresa fría sobre la piel irritada.

 

6. Protección contra la contaminación

A lo largo del día, la contaminación del aire puede adherirse a tu piel y dañar su barrera natural. Con el tiempo, estas partículas pueden crecer en tu piel y causarle irritación. ¿Nuestra sugerencia? Limpia a menudo, al inicio y al final de cada día, para remover la suciedad y las impurezas. Al salir de casa, mantén un paquete de toallitas limpiadoras en tu bolsa para una limpieza sobre la marcha.

Mujer sonriendo parada en una calle de ciudad usando una  camiseta amarilla y lentes de sol

7. Toma agua

Ayuda a tu piel a sentirse calmada y limpia manteniendo altos sus niveles de hidratación.Humectar dos veces al día ayudará a que la piel sensible esté equilibrada, mientras que tomar mucha agua te mantendrá hidratada. Una bonita botella sobre tu escritorio es un excelente recordatorio de que tienes que seguir tomando agua.

Agua en un frasco con una rebanada de limón y un popote sobre una mesa de madera

A pesar de que todas las pieles pueden ser sensibles en algún momento, estos siete consejos te servirán para mantener bajo control los signos de una piel sensible.

Compartir esta página

Social share disabled