Un grupo de muchachas sentadas sobre tapetes de ejercicio después de tomar una clase de ejercicio

Sudor, ejercicio y piel sensible

Ya seas una fanática del ejercicio que siempre está lista para darlo todo en el gimnasio o prefieras una actividad física más relajada (¿natación, yoga? ¡Sí, por favor!) los beneficios de un poco de ejercicio en tu piel pueden ser maravillosos. Solo piensa: el aumento del flujo sanguíneo hacia tu piel no sólo nutre las células de la piel llevándoles oxígeno fresco, también estimula la circulación y ayuda a eliminar productos de desecho de las células y radicales libres.

 ¡Todos ganan! ¿La desventaja? Bueno, el ejercicio siempre es bueno, pero mientras más sudor haya, más grasa y bacterias habrá en la superficie de tu piel, pudiendo causar sensibilidad e irritación. No necesitas estresarte sobre el sudor, con un poco de información te será fácil saber cómo le afecta a tu piel.

Suda mucho

Uno de los principales efectos que un entrenamiento intenso tiene sobre nuestros cuerpos (¡y en particular sobre la piel!) es que nos hace sudar. Su objetivo es enfriarnos cuando entramos en calor y regular nuestra temperatura corporal. Pero, cuando el ejercicio se prolonga, puede tapar los poros, llevando potencialmente a la inflamación, aparición de granitos y piel irritada. ¿Estás preparándote para tu próxima rutina de ejercicio? Toma nota de nuestra rutina de cuidado de la piel en el gimnasio para conocer consejos y trucos.

Mantén la piel limpia antes y después del ejercicio

¿La solución? ¡Fácil! Asegúrate de limpiar suavemente tu piel antes del ejercicio y cuando termine tu clase. Sécate el sudor con una toallita facial o un limpiador suave para evitar que se depositen impurezas en tu piel. Un tónico también puede ayudar a eliminar el exceso de grasa y células muertas de la piel que puedan surgir en tu rostro después de lavarlo.

 Hidrata tu piel mientras haces ejercicio

Naturalmente, cuando sudamos perdemos agua, así que solo tiene sentido reponer lo que perdimos y, cuando estás deshidratada, la piel se ve pálida y apagada. Prueba un humectante hidratante (¡después de limpiar!) y por supuesto, llévate una botella de agua para beber mientras haces todas esas estocadas y estiramientos.

Compartir esta página

Social share disabled