Mujer con cabello largo sonriendo en un ambiente de recámara comiendo un plato de ensalada de fruta con un tenedor

Dieta y piel sensible

Si los ojos son la ventana del alma, nuestra piel es la ventana a nuestro bienestar. La sensibilidad de la piel no es solamente causada por lo que ponemos sobre la piel, sino también por lo que ponemos en nuestro cuerpo. Los irritantes de la piel pueden provenir de todas partes y, así, cuando nuestra piel se siente extra sensible puede valer la pena prestar atención a lo que estamos cocinando. Una dieta equilibrada, con mucha agua y un poco de conocimiento útil pueden hacer mucho para ayudarte a mantener tu piel calmada y feliz de adentro hacia afuera.

Eligiendo alimentos saludables

Está bien. Entonces, la noción de comer saludable no es nada nueva. Ya todos sabemos que el hecho de consumir demasiados alimentos procesados, grasos y salados puede ser malo para la salud. Nuestro cuerpo necesita ciertas vitaminas y minerales para funcionar lo mejor posible y se sabe que elegir alimentos ricos en vitamina A, vitamina C, vitamina E y zinc, es muy importante para mantener la piel saludable. Sin embargo, todavía puedes saltarte la dieta el viernes por la noche  (¡menos mal!), así que trata de mantener el equilibrio con una dieta variada y rica en nutrientes.

Bebe mucha agua

Mantenerse hidratada es excelente para la salud de nuestra piel, así que bebe mucha agua a lo largo del día. ¿Piensas disfrutar de una copa de vino esta noche? Solo recuerda que el alcohol es diurético, lo que significa que el cuerpo pierde más agua de lo usual y puede causar deshidratación. ¿Te resultan familiares los cinco signos de la deshidratación? Si estás atenta a los síntomas de sequedad, aspereza, tirantez, opacidad y aquellas líneas finas de deshidratación, te ayudará a prepararte para rehidratar tu piel.

Alergias e intolerancias

Las alergias e intolerancias por alimentos pueden causar afecciones de la piel en algunas personas. La sensibilidad a ciertos alimentos puede variar desde la lactosa y el gluten, hasta el trigo y los lácteos, y la irritación puede aparecer en forma de enrojecimiento, picazón, erupciones e inflamación. ¿Te suena familiar? Date un vuelta a ver a un nutriólogo o médico general. Tener un diario de alimentación es una forma de identificar la causa de fondo de la sensibilidad de tu piel, así que llévalo a dondequiera que vayas.

Compartir esta página

Social share disabled