Chica sonriente con vestido verde que se pasa crema suavemente por el rostro

7 consejos para ayudar a aliviar la piel sensible

Acá hay algo que tal vez no sepas: todas las pieles pueden tener a veces signos de sensibilidad. Los factores externos en nuestro medio ambiente como los contaminantes, el clima, nuestra dieta y los irritantes que se encuentran en algunos productos de belleza, pueden causar sensibilidad, hacer que la piel se sienta tensa, con picazón o inflamada. Hurra. Pero mientras no puedas cambiar el clima, podés hacer cambios simples en tu rutina de cuidado de la piel para ayudar a aliviar y proteger, y a prevenir esas molestas reacciones.

 

1. Volvamos a lo básico

Si se trata de piel sensible, cuanto más simple mejor comenzando por tu limpiador, olvidate de los ingredientes perjudiciales, químicos, perfume y tintes, y buscá, en cambio, productos suaves que brinden alivio y funcionen en equilibrio con el pH natural de tu piel. ¿Limpiar en exceso? ¡Es la moda! Súper limpia no es la sensación que querés para tu piel: nosotros queremos que se sienta suavemente limpia y renovada.

Simplificá tu kit de cuidado de la piel con productos como los nuestros Agua micelar Simple, que no seca la piel pero remueve a diario las células muertas, las impurezas y el exceso de oleosidad, con suavidad.

 

Sacate el maquillaje antes de ir a dormir

¡Ah, lo sabemos, pero es lo último que queremos hacer antes de ir a dormir! Aunque sacarte el maquillaje antes de meterte en la cama puede convertirse rápidamente en un (buen) hábito. La piel puede verse peor si dejamos el maquillaje puesto para contar ovejitas. Un limpiador suave puede ayudar a mantener fresca la piel sensible y limpia al final del día. ¿Preocupada porque la espuma puede dejarte la piel con sensación de tirantez? Un limpiador como el agua micelar de Simple, que también es desmaquillante, puede ayudarte a remover la suciedad, sin dejar la piel seca.

Dos frascos de productos Simple rodeados de discos de algodón

3. Tratá con cuidado la piel sensible

Podemos ser un poco bruscos cuando limpiamos. Sin darnos cuenta, frotar, tironear e incluso la sequedad después de la limpieza puede hacer que la piel sea más sensible. Tomarte un poco más de tiempo cuando te estás sacando el maquillaje. Usá un disco de algodón embebido en desmaquillante para ojos, mantenelo sobre el ojo un poco más para darle tiempo a disolver ese maquillaje rebelde y ¡sacalo en un instante!

Chica que usa con suavidad un disco de algodón para limpiar por debajo de los ojos.

4. Protegé la piel sensible del sol

El sol no necesita brillar para que la piel sufra los efectos dañinos de sus rayos UV-A y UV-B. Lo días nublados también pueden dañar la piel. Mantené protegida tu piel todo el año incluyendo el uso de un protector solar en tu rutina de cuidado de la piel.

 

5. Procurá que tu piel esté fresca

El exceso de calor puede desestabilizar a la piel sensible, así que recurrí al agua templada para lavarte la cara y evitá las duchas muy calientes. Si sentís que tu piel necesita refrescarse, meté una toalla para manos empapada en el congelador para usarla como compresa fría sobre la piel irritada.

 

6. Protección contra la contaminación

A lo largo del día, la contaminación del aire puede adherirse a la piel y dañar su barrera natural. Con el tiempo, estas partículas pueden acumularse sobre la piel y provocar irritación. ¿Nuestra sugerencia? Limpiá con frecuencia, al comenzar y al terminar cada día, para remover suciedad e impurezas. ¿Fuera de casa? Tené un paquete de toallitas de limpieza en tu bolso para una limpieza de emergencia, sin tener que cortar con tu rutina.

Mujer sonriente parada en una calle de la ciudad con una prenda amarilla y anteojos de sol.

7. Tomá agua

Hacé que tu piel se sienta relajada y limpia manteniendo altos niveles de hidratación. Humectar dos veces al día ayudará a que la piel sensible esté equilibrada, mientras que tomar mucha agua te mantendrá hidratada. Una bonita botella sobre tu escritorio es un excelente recordatorio de que tenés que seguir tomando agua.

Vaso-frasco con agua, una rodaja de limón y un sorbete sobre una mesa de madera

A pesar de que todas las pieles pueden ser sensibles en algún momento, estos siete consejos te servirán para mantener "bajo la alfombra" los signos de una piel sensible.

Compartir esta página

Social share disabled